Herramientas para superar una crisis



Mantenerse alegre y optimista no es algo que se pueda lograr todo el tiempo. En algunas ocasiones la vida pone pruebas duras y exige buscar herramientas para superar una crisis.

Los golpes, las crisis, los momentos difíciles siempre van a aparecer. No hay personas sin complicaciones, pues los problemas son inherentes al ser humano.

Todo parte de cómo percibes esos momentos.

Es decir, si te quedas en el victimismo o si decides afrontarlos con una visión distinta. Una visión que identifique la lección y aprenda de esta para incorporarla a tu vida y aportar a tu crecimiento.


Buscando la mejor forma de superar una crisis

Examina si en cada situación que requiere superar una crisis buscas culpar a otros, o delegar la responsabilidad de salir del atolladero. O, tal vez, sencillamente no haces nada y esperas que sea el tiempo el que se encargue del asunto.

Si piensas que dándole la espalda a los problemas estos se solucionarán, lo que vas a tener al cabo de un tiempo es el mismo problema triplicado.

Más bien, préstale atención al problema y reflexiona sobre lo que te está queriendo mostrar. Seguramente, verás las respuestas con más claridad.


Superar una crisis, cómo y con qué


No existe un manual o un paso a paso para superar una crisis cualquiera sea su naturaleza.


Sin embargo, existen herramientas que te pueden ayudar; todas dependen de tu fortaleza interna, tu aceptación y tu yo interno.


Cuídate y entiende tus emociones


Para superar los momentos difíciles debes conocer y gestionar tus emociones. No seas demasiado exigente contigo misma, pero tampoco consientas no enfrentar los problemas.


Descúbrete


Es necesario que mejores tu capacidad de estar sola contigo misma.


Autoconocerte te ayudará a descubrirte y a encontrar en ti esa fortaleza que requieres para tomar decisiones que te lleven a superar una crisis.


Evita las expectativas


Trata de no dejarte llevar por las expectativas.


Evalúa si el problema es del tamaño que te dice tu mente, pues a veces sobrevaloramos los problemas. Pon el problema en perspectiva, seguramente percibirás que no es tan intenso.


Expresa lo que sientes


Callar los sentimientos puede desencadenar mayor estrés y ansiedad, lo que traerá consecuencias en tu salud.


Identifica y entiende tus sentimientos, de dónde surgen, cómo percibes determinadas situaciones y a qué se debe que las percibas de determinada manera.


Ten paciencia


Muchas veces queremos que las cosas se resuelvan ya, y no siempre es así. Lo que sí es seguro es que todo pasa, se termina.


Es posible que estés enfrentando un momento difícil, pero no será para siempre. Puedes elegir qué actitud asumes ante lo que te está sucediendo. Enfócate en lo que estés logrando.


Acepta los cambios


En ocasiones te puedes sentir plena y pensar que nada puede cambiar. Sin embargo, surgen inconvenientes que ponen a prueba tu capacidad de adaptarte, de superar una crisis.


Todos los problemas dejan una enseñanza. Acepta lo que está sucediendo y que, si es necesario, debes cambiar para no seguir estancada en el mismo lugar.


Confía en ti misma


Cuentas contigo misma, extrae tus respuestas desde tus fortalezas internas como el amor, la paciencia y el ingenio.


Pregúntate qué se requiere de ti, confía en tu esencia, en que hallarás las respuestas para estar en paz contigo misma.


93 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo