Claves para cerrar ciclos en las relaciones

Actualizado: 21 mar 2021





A lo largo de la vida experimentas momentos que quisieras perpetuar, especialmente porque te hicieron sentir bien. Sin embargo, pasado un período te das cuenta de que no funciona, pero aún así te niegas a ponerle punto final.


¿Por qué?


Los ciclos son experiencias que surgen, se desarrollan y terminan, y, por tanto, debes culminarlas de la manera más sana, emocionalmente hablando.


Cada comienzo de año es una oportunidad para cerrar ese ciclo que te mantiene atada al pasado. No importa si se trata de una relación que ha sido profunda, donde hubo planes, buenos momentos, pero que por cualquier razón ya no funciona.



¿Cómo cerrar ciclos?


Cualquiera sea el ciclo que quieras cerrar, debes tener consciencia e identificar cómo surgió, que provocó su término, qué aprendiste de esto y cómo puedes mejorar para abrirte a una nueva experiencia.


Se trata de superar el pasado, estar consciente de que de no hacerlo, afectarás desde ya cualquier plan que tengas en mente, o sencillamente te negarás a que surjan nuevas experiencias.


Cerrar de manera armoniosa, aceptar lo que sucedió, extraer el aprendizaje o ganancia que te dio la experiencia, te permitirá concentrarte en tu presente y tener mejor disposición ante lo que está por venir.



Algunas claves para cerrar ciclos


Especialmente el cierre de ciclos en las relaciones te convoca a tener una madurez y una fuerza espiritual para poder concluir lo sucedido sin rencores, rencillas y con aceptación y tolerancia.


Si estás en esa encrucijada en la que debes dejar fluir pero te aterra el futuro, especialmente por lo desconocido, piensa e identifica qué es lo que te está anclando al pasado y hace que te niegues a cerrar el ciclo.