El ego es el enemigo de tu esencia


El ego es el enemigo de tu esencia porque es contrario a ella. Así de simple. El ego te aleja de tu verdadero ser, de lo que tú eres en realidad.

Desde la infancia has construido el ego, una máscara o personaje para adaptarte y sobrevivir al entorno donde te desenvuelves. Es un escudo protector, una identidad ilusoria basada en lo que está en el exterior y en lo que los demás dicen y esperan de ti.

El ego te aleja de tu esencia

El ego te distrae de tu esencia porque se alimenta de lo que está fuera de ti.

Esta identidad que no se corresponde con tu esencia, es la causa de muchos de tus conflictos, del dolor, frustración, miedo y tristeza que sientes. Del ego nacen el victimismo, la falsedad, la inseguridad y los comportamientos tóxicos.

¿Por qué? Porque el ego es el responsable de que necesites y busques aprobación, y es lo que te hace querer tener siempre la razón, no soportar las críticas y buscar el origen y solución a tus problemas en el mundo exterior.

El ego tiraniza tus pensamientos y actitudes y hace que olvides el momento presente.

Ego vs. esencia

El ego fue desarrollándose en ti y a medida que lo fue haciendo tomó el control de tu vida, mientras tu esencia fue quedando atrás y rara vez la escuchas.

Con tu ego dominándote por completo, creíste ser el personaje que construiste, y te desconectaste de tu ser real y puro.

Entonces estás viviendo una vida que no quieres vivir, no te reconoces en lo que haces, andas sin rumbo y nada te satisface.

¿Te identificas con estas líneas? ¿Crees que el ego ha anulado tu esencia, lo que verdaderamente eres?

El ego afuera, la esencia dentro de ti