Espiritualidad sin dioses ni religión


La espiritualidad suele asociarse a la creencia en un dios y a la religión como vía para relacionarse con esa deidad.

Sin embargo, aunque hayas sido criada bajo las creencias y ritos de una religión, puede que hayas llegado a un punto en tu vida en el cual estés experimentando la espiritualidad sin dios y sin religión.

¿Te has dado cuenta de que espiritualidad y religión no tienen porqué estar atadas?

Si consideras que sí, estás coincidiendo con aquellos que buscan el significado y el sentido de la vida y de sí mismos siguiendo el criterio propio, no el de religión alguna.

Espiritualidad vs religión

La espiritualidad es inherente al ser humano. Nuestro cerebro está preparado para la búsqueda, la curiosidad, la reflexión y el discernimiento.

En suma, estamos hechos para pensar y responder las preguntas básicas de la existencia, tales como: ¿Quién soy? ¿Qué sentido tiene mi vida en este mundo? ¿En qué creo y en qué no creo?

La religión, por el contrario, se aprende. Nos es inculcada, nos proporciona seguridad y nos provee de un sistema de creencias para explicarnos el mundo que nos rodea y cómo situarnos en esa realidad.

Espiritualidad y religiosidad

La espiritualidad y la religiosidad ayudan a darle sentido a la vida, solo que lo hacen de maneras distintas.